Alícia en el país de los ideales


El passat 2 de maig es va publicar en EL PAÍS  l’article de Gustavo Martín Garzo titulat Alicia el el país de los ideales.

L’article apareix en un moment de reviscolament de la  polèmica sobre l’ús del vel,  per banda de les alumnes musulmanes, en les escoles públiques.
Ens pareix encertadíssim i, no a soles pel seu posicionament ideològic, que compartim plenament. També perquè resalta el valor de literatura com l’espai on visitar móns imaginaris dels que tornem més savis i coneixent-nos millor.

ALICIA EN EL PAÍS DE LOS IDEALES
GUSTAVO MARTÍN GARZO 02/05/2010

En uno de sus últimos libros, David Grossman cita una pequeña fábula de Kafka que tiene por protagonista a un ratón. El ratón, encerrado en una trampa, al ver acercarse al gato, exclama: “¡Ay! El mundo cada día se hace más estrecho”. Y es que, cuando las circunstancias externas de nuestra vida se vuelven adversas, todo lo que somos sufre una merma: nuestra libertad, la capacidad para identificarnos con los demás, nuestro propio lenguaje, que se vuelve reiterativo y lleno de estereotipos.
Lo prioritario en el caso de Najwa no deben ser las reglas, sino el bienestar de una chica de 16 años.
La odisea del pequeño ratón de Kafka no es distinta a la de la niña que en Pozuelo se ha empeñado estos días atrás en ir a clase con el velo que le exige su religión. Se llama Najwa y en el colegio han decidido expulsarla, ya que su reglamento prohíbe llevar prendas sobre la cabeza.
Periodistas, padres, políticos, religiosos han discutido hasta el agotamiento acerca de lo que debe hacerse en casos así, olvidando que lo que está en juego es la suerte de una chica de 16 años. Y es curioso tal olvido porque, tratándose de una discusión entre educadores, es eso lo que debía preocuparles más y porque es bien sabido que para resolver problemas así suele bastar con un poco de cariño, sensatez y algo de mano izquierda. Y por eso todos se equivocan. Los profesores y padres del Consejo Escolar, por poner un simple reglamento por encima de su obligación de cuidar a los niños; los padres de la niña, por no convencerla de que acepte las normas del colegio como hacen sus compañeras; las autoridades, por permitir que se pueda castigar a una niña por llevar un simple velo sobre la cabeza; los periodistas, por perseguirla con sus cámaras como a una de esas cervatillas que se adentran por las calles de la ciudad y que, desorientadas y perdidas, no saben regresar al bosque del que proceden.
Y es verdad que todos tienen sus razones para actuar como lo hacen y decir lo que dicen, pero ¿bastan esas razones? En un relato del último libro de Tabucchi, una niña se detiene a hablar en una playa con un viejo profesor. La niña es avispada y en un momento de la conversación, citando sin duda lo que ha oído a sus padres, afirma que menos mal que nos quedan los ideales. Y el profesor le contesta que los ideales han llevado a cometer a los hombres las cosas más horribles, y que hay que tener mucho cuidado con ellos.
La preciosa película de Tim Burton sobre las aventuras de Alicia comienza en uno de esos mundos lleno de adultos con ideales. Todos ellos se creen con derecho de decirle a Alicia cómo comportarse y en qué ocupar su tiempo. Y el mundo de Alicia se estrecha como el del ratón de la fábula de Kafka. Pero aparece un conejo blanco y la niña accede por el hueco de un árbol a un país donde reina el más absoluto sinsentido, un sinsentido que bien mirado no es tan distinto al del mundo que acaba de dejar. Pero sus personajes, el Sombrerero Loco, los Gemelos, la Reina Blanca, al contrario que los adultos que conoce, están tocados por ese tipo especial de locura que, en vez de limitar, amplía el espacio de nuestra alma.
A su regreso de ese misterioso país, Alicia se reencuentra con los suyos, pero ahora sabe lo que quiere y es dueña de un lenguaje personal con el que puede decirles lo que piensa. Y, así, a su novio forzado le confiesa que no le ama y que nunca se casará con él, a sus primas que está harta de su hipocresía, a su madre que tiene derecho a decidir su propio futuro e incluso a equivocarse en sus decisiones. Ha descubierto la capacidad de elegir y la dulzura de la libertad, y con ellas la posibilidad de vivir su propia vida. La vida que le gustaría vivir, no la que le dicen que viva.
Me gustaría que Najwa encontrara estos días un lugar así donde esconderse y sentirse libre, uno de esos lugares donde los caminos se ensanchan y en los que con algo de suerte puedes encontrarte con criaturas como la Falsa Tortuga o la Liebre de Marzo. Como la Alicia de Tim Burton, regresaría de él más sabia y libre, dueña de sus propias preguntas. No serían preguntas complicadas, sino las que suelen hacer los niños a los adultos en casos semejantes y que estos raras veces se atreven a contestar.
Por ejemplo, a los padres y profesores del Consejo Escolar, les preguntaría: “¿De verdad valen más vuestras normas que mi tristeza?”. A la presidenta de la Comunidad de Madrid: “¿Así te ocupas de los niños que tienes que cuidar?”. A sus compañeras de clase: “¿Vosotras no tenéis secretos?”. A sus padres: “Cuando era pequeña y corría a abrazaros, ¿no era mi melena lo que mirabais?”. Y a los imanes que le dicen cómo debe vivir: “Decidme, ¿qué dios se ha interesado alguna vez por los deseos de las chicas reales?”.
Gustavo Martín Garzo es escritor.

Aquesta entrada s'ha publicat dins de Alícia en el país de los ideales, ESTAR A L'AGUAIT i etiquetada amb . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *