MUJERES DE OJOS GRANDES

mujeresojosgrandes

Mujeres de ojos grandes

Mastretta, Angeles

Ed. Seix Barral, 2014 

Magistral galeria de dones magistrals. Una visió polièdrica de la dona: Dones realistes, quotidianes, utòpiques, properes, valentes, somiadores.

Totes elles tenen una història marcada a foc en la seua pell, totes són senyores de la seua vida. Dones fortes en una societat on les lleis estan marcades. Tanmateix, elles són desobedients. Dones que col·loquen els homes al lloc que elles volen, que s’empoderen de les seues vides, que són infidels si volen, que no accepten la violència, que s’ajuden, dones còmplices que, a vegades, burlen les normes.

En cada conte es reflecteix un tipus diferent – cada conte és una lluita distinta, una història distinta- i seria interessant anar una per una i analitzar els seus trets personals: temeroses amb la religió i somiadores com la tia Mònica, autònomes, desaforades i  porugues com la tia Teresa, enamorada i i amb mala consciència com la tia Mariana, distreta i oblidadissa com la tia Inés Aguirre, d’extravagant fortalesa com la tia Ofèlia, optimista com la tia Marcel·la, malenconiosa i nostàlgica com la tia Jacinta, imaginativa, i fantasiosa i contestatària com la tia Elvira, intel·ligent i bova com la tia Daniela, curanderes i alegres com Elidé, radical i decidida com la tia Amàlia, obsessiva i valenta com la tia Amanda, esquerpa i desesperada com la tia Jose.

Al mateix temps ens trobem davant d’un llistat de situacions i de contextos: al costat de cada dona hi ha una situació diferent tan interessant com la part descriptiva de les protagonistes del llibre: malalties, enamoraments sobtats, enfrontament de classes socials, persecucions, divorcis, concepte d’Espanya ( Andalucía), tolerància racial (indiferència), política i dictadura, negocis i altres afers dels homes i, per suposat, d’amors.Trobem una galeria d’afectes: caben totes les incomptables formes d’amor: amor de germana, amor als fills, amor de veïna,…

Es tracta d’una literatura de dones sobre dones on  l’autora descriu diferents tipus – des de l’apassionada fins la que accepta l’esclavitud , sense  posar cap filtre ideològic, una descripció de la vida tal qual es presenta.

Una escriptura àgil, fresca, amb jocs de paraules ( ” tocar el piano como Chopin y que alguien como Chopin la tocara a ella”), plena d’imatges poètiques ( ” beberse los rayos de la luna como si fueran té  de manzanilla”). Un llenguatge atractiu, que ens embolcalla ja des dels inicis  en presentar  els personatges tan sols  en dos línies, plantejament lluminós del nus de les històries i finals (desenllaç) sorprenents com una baixada de teló immediata.

Un dubte final: com és possible que malgrat tantes històries i tantes dones, les lectores no troben alguna repetida o no haja sentit rebuig a tanta varietat?Per si de cas, aquests arguments us semblen massa literatura i poc creïbles, us regalem una petita mostra. Que gaudiu!

Tía Leonor– Ombligo perfecto. Se casó con la cabeza y con un hombre

Tía Elena– Padre revolucionario. Deja su hacienda pero se lleva el vino

Tía Charo– Tenía la espalda inquieta y una nuca de porcelana. Le gustaba hablar mucho pero bien.

Tía Cristina– Para no ser solterona se compra un anillo y se casa por poderes.

Tía Valeria– Se acostaba cada noche con su marido pero en su pura cabeza dormía con quien quería.

Tía Fernanda: La cadencia era la causa de su desvarío. El cariño no se gasta. Y crió los hijos de todas.

Tía Carmen– Se enteró que su marido había caído preso de otros perfumes y otro abrazo y lo dio por muerto… Comieron sopa.

Tía Isabel Corbián– El día que murió su padre perdió la fe en todo poder extraño. Había pedido ayuda a todos los santos pero su papá murió el día que estaba decidido desde que lo concibieron.

La tía Chila estuvo casada con un señor al que abandonó para escándalo de toda la ciudad. Un día en la peluquería no necesitó explicar por qué lo hizo.

La tía Rosa. Una tarde miró a su hermana como recién pulida.

Paulina Traslosheros se enamora de un músico que llega a Puebla a dar clases y le enseña que “Todo principio es hermoso pero hay que detenerse en el umbral” . Le enseña a escuchar “La inconclusa” y se va a Nueva York en busca del éxito.

Tía Eloísa– Desde muy joven tuvo a bien declararse atea. Le sale una hija anglicana. “Ay, hija, si no he podido creer en la mía que era la verdadera, ¿cómo voy a creer en la falsa?

Tía Eugenia y Georgina Dávila, enfermera del hospital donde pare a su sexto hijo lloran juntas la muerte del marido de Eugenia.

Natalia Esparza se enamoró del mar. Fue a buscarlo. Pero volvió a Puebla. “Uno es de donde es”.

El novio de Clemencia Ortega no supo el frasco de locura y pasiones que estaba destapando aquella noche. Fue ella quien desabrochó su corpiño en la despensa de una prima que se casaba. Tenía orégano en el pelo. Al año le pide matrimonio. – “No has entendido nada”. Pero vuelven diez años después a entregarse a la pasión. Ella impone condiciones.  “Cuidado con lo que dices porque te cobro y no te alcanza con tus 30 panaderías”

Fátima Lapuente novia eterna de José Limón. Él se muere y ella le llora como si estuvieran casados. Ella escribe en su diario: “Me atravesó la vida con su vida y no habrá quien me lo quite de los ojos y del alma.”  “Creo que el amor, como la eternidad, es una ambición. Una hermosa ambición de los humanos.”

La tía Magdalena recibe una carta que abre su marido. Es de Alejandro que le dice que se marcha porque no puede soportar que ella los quiera a los dos. El marido se come solo su rabia y lo encaja de la manera más amorosa posible.  Cuando ella lee la carta, se come sola su pena y lo encaja de la manera más amorosa posible. Alternativa a “La maté porque era mía”.

La tía Mari era tan precavida que dejó comprado el baúl de olinalá en el que debían poner sus cenizas. Una amiga toma un frasquito de cada ser querido que muere y los pone en una caja que enterrarán con ella para confundirse con las personas a las que amó.

Rebeca Paz y Puente. 103 años. Enferma seis meses pero no se muere. Le confiesa a su nieta que no se muere porque no quiere que la entierren con su marido. La nieta también manda a escardar al marido que vuelve.

Laura Guzmán tiene un marido tedioso. Sólo la contemplaba y adulaba en sociedad. Y es en sociedad donde ella los manda a todos a la chingada con el amplio vocabulario callejero que ella había ido aprendiendo.

Tía Pilar y tía Marta se encontraron una tarde varios años, hijos y hombres después de acabar la escuela. Se cuentan todo. Se abrazan. Tía María sintió el olor de los doce años entre su cuerpo .

Tía Celia se encuentra con Diego Alcina en el hotel Palace muchos años después y siente el mismo escalofrío que la primera vez que él le preguntó “¿Quién investiga en tus ojos?”

Recomanat a partir de 18 anys

Comentat en novembre 2016

Aquesta entrada s'ha publicat dins de A.-LLIBRES COMENTATS, Mujeres de ojos grandes i etiquetada amb , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *