Cap a la utopia des del compromís

Eduardo Galeano, la voz de los excluidos.

“Todo depende de la mirada. Para una lombriz, un plato de espagueti es una orgía. Hay muchas historias, ninguna es la única”

La mirada de Galeano siempre estuvo cargada de preguntas. Siendo niño, en la escuela le contaron que Núñez de Balboa había sido “el primero” que, desde Panamá, vio a la vez  los oceános Atlántico y Pacífico. Él levantó la mano y preguntó:”¿Los indios que vivían allí eran ciegos?”. Lo echaron de clase.

En su último libro Espejos publicado por la editorial Siglo XXI, el escritor uruguayo mira la historia para hacer visibles y dar nombre a los anónimos: a las mujeres, que lucharon por existir durante siglos ; al sur y al oriente, despreciados desde la ignorancia del que cree saberlo todo… y a tantos y tantos otros.

La historia diaria que se escribe en los periódicos refleja cómo el poder alienta el odio al otro para gobernar con el miedo y lo plasma en el endurecimiento de las leyes de extranjería. También en las brutales actuaciones contra los emigrantes.

Mientras,  la literatura de Galeano se ha convertido en un bálsamo contra la locura de la vida. Y nos da luz con palabras como estas,en Eurotodo, que aparecen en Espejos:

Copérnico publicó, en agonía, el libro que fundó la astronomía moderna.

Tres siglos antes, los científicos árabes Muhayad al-Urdi y Nasir al-Tusi habían generado teoremas que fueron importantes en el desarrollo de esa obra. Copérnico los usó, pero no los citó.

Europa veía el mundo mirándose al espejo. Más allá la nada.

Las tres invenciones que hicieron posible el Renacimiento,  la brújula, la pólvra y la imprenta venían de China. Los babilonios  habían anunciado a Pitágoras con mil quinientos años de anticipación. Mucho antes que nadie, los hindúes habían sabido que la tierra era redonda y le habían calculado la edad. Y mucho mejor que nadie, los mayas habían conocido las estrellas, los ojos de la noche y los misterios del tiempo.

Esas menudencias no eran dignas de mención.

Aquesta entrada s'ha publicat dins de CAP A LA UTOPIA DES DEL COMPROMÍS, Eduardo Galeano i etiquetada amb , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *